KORÍA, TE LO ARREBATARON TODO ESE DÍA

KORÍA, TE   LO  ARREBATARON  TODO  ESE  DÍA

Foto Koria 5 años desaparecidaEn los comienzos de año, la mayoría de las personas nos enviamos felicitaciones y deseos para que los proyectos e ilusiones de cada uno se hagan realidad.

Para ti, Koría, en diciembre del 2010, una de tus ilusiones se  había cumplido, ya tenías la documentación para poder viajar, tenías la oportunidad de  ir a visitar a tu familia biológica. Pensaste y valoraste esta posibilidad, te preocupaba tu abuela paterna, que era una mujer muy mayor  y querías verla antes que le ocurriera algo, al final decidiste que querías viajar a los Campamentos de Refugiados de Tinduf  para pasar unos días con tus familiares. Nosotros, tu familia de acogida, respetamos la decisión que habías tomado libremente y te apoyamos, viajando contigo tu madre y hermano de acogida, ya que yo no pude hacerlo en esos momentos.

Después de 20 días de estancia en los Campamentos saharauis, llegó el día de partir hacia España, pero te impidieron coger el avión de vuelta y no regresaste. Koría, ese día, el cuatro de enero del 2011, hace cinco años,  te arrebataron tus derechos, proyectos e ilusiones logradas. Tenías muchas ilusiones conseguidas y por ello, te considerabas una persona afortunada, me decías que podías disfrutar de dos familias, que tenías cuatro padres, ocho abuelos, siete hermanos…siempre sumando los miembros de las dos familias y eras feliz.

Tu corazón, ese frágil corazón albergaba tanto amor que tenías para repartir a todas las personas que vivían diariamente junto a ti y aquellos familiares que permanecían lejos, esperando ser personas pertenecientes a un pueblo libre. No te sobraban  ni personas ni familias. Ese día, además de tus derechos, te arrebataron la comunicación con muchas personas y con tu familia de acogida. Comprendo que para ti sea difícil de entender, ya que  tu pensamiento era universal, y claro, no comprenderás por qué te reducen y te imponen sentir afecto por  unos pocos, cuando puedes querer a  todas las personas que tienen un significado especial en tu vida y a todas las que vas conociendo.

Koría, te recuerdo alegre, siempre sonriente, cariñosa,  comunicativa, solidaria, crítica responsable, creativa, defensora y preocupada por la situación que vive el pueblo saharaui. Desconozco la cantidad de  aspectos de tu personalidad que te han arrebatado en estos cinco años, pero conociéndote puedo asegurar que bastantes, ya que no han tenido en cuenta tus pensamientos y tus sentimientos.

Koría, con tu personalidad abierta, comunicativa, cariñosa y solidaria, te habías ganado el afecto y aprecio de profesores, compañeros de clase, jóvenes y demás vecinos de nuestro pueblo, y también el de todas las personas que conocías de otras localidades.

Todos los días nos preguntan qué sabemos de ti y esperan tu regreso. Ese día, te robaron la comunicación con todas estas personas.

Como hija, te educaste en los valores que predominan en nuestra familia y que anteriormente he mencionado, destaco el respeto, la responsabilidad, el cariño, la solidaridad y fuiste creciendo con ellos.

Te recuerdo siempre atenta, al estado de ánimo y estado físico de los miembros de nuestra familia, preocupada por los más débiles, los mayores: abuelos y los niños pequeños: primos, preguntándonos en cada momento y aportando tu alegría y tu cariño. Gracias por tu vida compartida, por todo lo que nos has aportado en nuestras vidas.

Desde pequeña aprendiste a participar, dando la opinión y en la mayoría de las veces, en  las decisiones que tomábamos como familia, siempre centradas en el diálogo y razonamiento de las situaciones. Recuerdo que te comenté que las cosas allí no serían como aquí, que quizás nadie tuviera en cuenta tus opiniones, y tú me respondiste que no me preocupara, que tú lo hablarías con tu padre y él comprendería que tú debías seguir tu tratamiento médico y tus estudios en España y los irías a visitar en  tiempos de vacaciones, hasta que terminaras tus estudios.

Koría, imagino que todo eso se lo has dicho a tu familia biológica, pero está claro, que no están respetando tu libre decisión de venir a España e ir a los Campamentos, al igual que nosotros si que respetamos cuando pudiste ir allí. Y por otra parte las autoridades saharauis, conocedoras de tu situación, no han hecho nada en cinco años, ni han mediado con tus padres, ni se han preocupado del estado de tu salud, ni nos han concedido al día de hoy, ninguna de nuestra peticiones de saber de ti y de tu estado de salud.

La respuesta del Frente Polisario ha sido y es el silencio, pero que sepan que no pueden evadir su responsabilidad como Gobierno que son de tu pueblo, ya que eres una mujer mayor de edad, retenida contra tu voluntad en los Campamentos de Refugiados de Tinduf. Las autoridades saharauis tienen el compromiso de hacer cumplir las leyes que tienen escritas y aprobadas en su Constitución, en este caso, sería proteger, defender y salvaguardar los derechos y libertades de cada una de las personas de su pueblo, recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Hacer cumplir las leyes es lo que llamamos gobernar. Si de verdad, dichas autoridades están capacitadas para gobernar, se demuestra con hechos, mediando y consiguiendo que puedas ejercer tus derechos a decidir y a circular libremente.

Koría, hace 5 años, te lo arrebataron todo. Queremos que sepas que cada día que pasa estamos más fuertes, que te queremos más y no pararemos hasta conseguir que se respeten tus derechos  y que se repare todo el daño que te están haciendo a ti y a las personas que sentimos cariño por ti.

Tu padre de acogida de España

José  Vte. Mañogil

 

5 AÑOS DE LA DESAPARICIÓN DE KORIA

5 AÑOS DE SU DESAPARICIÓN

 

Nos gustaría que hoy todas las personas que apreciáis a Koria, le dejarais un comentario de apoyo, ánimo, solidaridad,cariño y todo lo que desees decirle, para que ella pueda leerlos cuando consiga tener acceso a Internet y su LIBERTAD, de la que fue arrebatada un día como hoy. Estamos seguros que le hará mucha ilusión ver como después de 5 años aun la recordáis y la queréis. Gracias en nombre de la familia de acogida española.

 

TRES AÑOS SIN NOTICIAS DE KORIA

KoriaLa indiferencia de los responsables saharauis del programa “Vacaciones en Paz”, sumado a la insistencia injustificada de unos padres que no permiten a su hija regresar a España con la familia de acogida con la que permaneció más de 10 años por motivos médicos, han puesto en grave riesgo la salud de la joven Koria, de quien no se sabe nada desde hace más de 3 años. Los padres de acogida, los españoles Bienvenida Campillo y José Vicente Mañogil, viven con la incertidumbre de no saber cómo se encuentra Koria, desde que la separaron por la fuerza de su lado, durante una visita a la familia en los campamentos de refugiados de Tindouf (Argelia). Koria quedo allí atrapada en el calvario del desierto, bajo el asedio físico y psicológico al que está siendo sometida por una sociedad machista in extremis, así como por el abandono manifiesto por parte de las autoridades del Frente Polisario, que se han desentendido de su caso.

Por ello, nos preguntamos: ¿Acaso creen que Koria no tiene derecho a la vida? ¿Que no tiene derecho a decidir su propio futuro? Ella tiene derecho a construir su vida personal y profesional lejos de presiones y exigencias externas, con plenas garantías médico-sanitarias… ¿O acaso no lo piensan así? ¿No le importa al Frente Polisario, responsable de velar por las vidas de todos los saharauis, que la vida de la joven Koria que pueda estar agonizando?

«Ayúdame a salir de aqui, no sé cuanto tiempo voy a durar». Estas fueron las últimas y desgarradoras palabras que la joven saharaui Elkouria Badbad Hafed, Koria, le dijo a su madre de acogida hace ya 3 años y 2 meses. Desde el 4 de enero de 2011, nunca más han vuelto a hablar. Koria nació en abril de 1993 en los campamentos de refugiados saharauis de Tindouf, en el seno de una familia de beduinos nómadas que vive en la zona liberada del Sáhara Occidental -bajo control del Frente Polisario-, en un lugar de la III Región Militar llamado Mijek, donde no hay personas en 8 km alrededor. La joven, que padece graves problemas de salud, permanece retenida por su familia sin revisiones médicas, sin tomar su medicación y sin dieta alimenticia específica alguna, cuestiones que resultan altamente peligrosas en su delicado estado de salud.

Como miles de niños saharauis, tuvo la oportunidad de viajar a España en el marco del Programa Vacaciones en Paz, acogida en San Miguel de Salinas (Alicante) por Bienvenida Campillo y José Vicente Mañogil, que no eran novatos en esta experiencia que tan solo dura dos meses en verano y que ayuda a los pequeños saharauis a eludir los 50ºC de calor estival en el desierto. Koria tenía 7 años cuando llegó a España. Sus padres, Badbad Hafed y Tfarrah Bulahi, desde un principio comunicaron que su hija padecía enfermedades derivadas de su falta de defensas y que era preciso que pasara regularmente a exhaustivas revisiones por su delicada salud. Las vacaciones comenzaron a tornarse un suplicio interminable de pruebas diagnósticas, que cada vez revelaban un peor estado de salud de la pequeña, especialmente por la detección de una grave dolencia cardíaca -miocardiopatía no compactada con afectación del ventrículo derecho y taquicardias-.

 

Koria promovía en España la causa de su pueblo

Koria promovía en España la causa de su pueblo

A petición de la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Alicante y de la Delegación del Frente Polisario en la Comunidad Valenciana, la familia prolongó la acogida de Koria durante 10 años y medio, por razones médicas. Se integró, estudió hasta mitad de 2º de Bachillerato y compaginaba su vida con las revisiones, intervenciones quirúrgicas y demás ingresos hospitalarios derivados de sus enfermedades, manteniendo en todo momento su identidad saharaui, su cultura y su causa. «Estaba preparando un viaje de estudios a los campamentos de refugiados saharauis, así que organizaba todo tipo de actos en favor del Sáhara Occidental», comenta Bienvenida Campillo. «En casa siempre respetamos sus creencias, su tradición y su cultura. Por eso, cuando ella quería hacer cosas que veía en su entorno como normales, hablábamos detenidamente con ella para que entendiera situaciones que los niños no suelen comprender».

 

Los padres biológicos de Koria durante todo ese tiempo no quisieron facilitar las firmas para autorizar la tramitación de los documentos de su hija, para que pudiera visitar a la familia saharaui, ni tampoco los permisos para realizar intervenciones quirúrgicas y otras actuaciones que requieren de la conformidad paterna. Diez años y medio sin ver a sus padres porque ellos no lo permitieron. Aquella tajante e inamovible decisión, unida a la urgencia de que Koria fuera sometida a una operación cardíaca de suma importancia, requirió de la intervención de los Servicios Sociales alicantinos, que, a través de un Procedimiento Desamparo Familiar de urgencia otorgaron la acogida provisional formal a la familia española.

 

Siempre mantuvo su tradición y cultura saharaui

Siempre mantuvo su tradición y cultura saharaui

En diciembre de 2010 Koria y su familia de acogida viajaron a los campamentos de visita. Fue un viaje de ida sin retorno. Por una razón aún desconocida para Bienvenida y José Vicente, los padres biológicos de Koria decidieron que la joven -entonces ya a punto de cumplir los 18 años- no regresaría más a España, pero no dieron tiempo a una despedida. «Desapareció, se la llevaron apartándola de nosotros a escondidas justo el mismo día en que viajábamos a España, tras 20 días de visita sin el menor atisbo de que fuera a haber un cambio de postura por parte de los padres», asegura Bienvenida. «Al día siguiente me llamó su hermana para comentarme que Koria había sufrido una pérdida de conocimiento y que la habían llevado al hospital. Me pasó con ella y Koria me pidió que, por favor, la sacara de allí, que prolongara su visado… Me suplicó que la sacara de allí». Fue la última vez que hablaron. Han pasado 38 meses y de Koria sólo saben que vive con su familia en Mijek, aislada, sin que se permita contacto alguno con cualquiera que se acerque que no sea conocido. No tiene su historial médico, ni el tratamiento farmacológico que requiere, ni se ha presentado a las Comisiones Médicas de control a las que fue citada, ni siquiera las condiciones del desierto permiten que su dieta se aproxime a las necesidades específicas que sus enfermedades le exigen para salvaguardar un equilibrio mínimo de sus niveles glóbulos rojos en la sangre. «Hemos querido varias veces hacerle entrega de medicamentos y comida rica en hierro, pero la familia nunca lo ha permitido. De hecho -comenta con desesperación su madre de acogida- echaron a un amigo nuestro saharaui que se desplazó hasta allí expresamente para este fin».

 

 

Ministro saharaui de la Juventud, Mohamed Moulud

Ministro saharaui de la Juventud, Mohamed Moulud

El matrimonio español regresó en marzo de 2011 a los campamentos de refugiados saharauis de Tindouf con intención de hablar con los padres de Koria. «No conseguimos que nos ayudaran a organizar un viaje a los territorios liberados, donde es necesario llegar con miembros de la guardia del Frente Polisario, que conocen el terreno». Hablaron con responsables de la wilaya de Auserd y con varios representantes gubernamentales para pedir su apoyo para interceder ante la familia. «Fuimos a ver al Ministro de Juventud, Mohamed Moulud, con una carta personal de una observadora de la ONU dirigida al Presidente Abdelaziz. Moulud se comprometió a instar a la familia de Koria para que en ese verano se trasladas al norte de Argelia o a Mauritania, huyendo del sofocante calor, extremadamente peligroso para ella». Intentos en vano, uno tras otro. El Ministro comunicó en un correo electrónico a Bienvenida Campillo, en febrero de 2012, que «ha pasado tiempo suficiente como para que la familia adopte ya un cambio de actitud. Escríbeme en la tercera semana de marzo, esto es un asunto que tengo pendiente de resolver». Así lo hizo, pero después de dos años no ha obtenido respuesta a ese e-mail ni a los siguientes. Al final, los responsables del Frente Polisario dan la misma respuesta siempre: «Si la familia se niega, no se puede hacer nada», mientras permanecen indiferentes e impasibles ante la situación trágica de Koria.

 

 

Únicas fotos de Koria en su cautiverio

Únicas fotos de Koria en su cautiverio

También fue aquella la última vez que viajaron a los campamentos de refugiados. Bienvenida no ha vuelto a conseguir que le den un visado. Ella ya no cree que haya mediación oficial alguna, ni intentonas por parte de las familias materna y paterna. «Mi única opción es continuar con la acción de difusión, para ver si los padres de Koria se dan cuenta de que la vida de su hija corre peligro, que se encuentra en permanente riesgo por no seguir con el tratamiento y la dieta. Tiene una dolencia gravísima y si llegara a quedar embarazada, el riesgo de que pierda la vida es demasiado alto», asegura Bienvenida Campillo.

 

Es consciente de que la situación de los refugiados en los campamentos es muy vulnerable y sabe que los enfermos tampoco tienen medicamentos ni alimentos adecuados, porque el mundo prolonga la irracional situación de un pueblo que sufre desde hace 38 años la desidia y el olvido internacional, ante un conflicto político no solucionado. Pero en el caso de su hija de acogida, Bienvenida defiende la urgencia de una evacuación a España a tenor del grave riesgo para la salud de la joven. «Hay que evacuarla, puede morir. Está retenida sin su consentimiento. Koria tiene que poder decidir por sí misma con quién y dónde quiere estar. Tiene derecho a vivir».

¡¡Solidaricémonos para salvar la vida de Koria!!

Salek Mohamed

CIRCUNSTANCIAS MÉDICAS DE KORIA

                             Circunstancias médicas de Koria.

 Respecto a los problemas de salud que Koria arrastra y padece desde su nacimiento y resulta evidente que;

Desde un primer momento fueron debidamente informados a la “familia de acogida” por su padres, lo que hace pensar que éstos han de tener un cabal conocimiento de los mismos, aunque no sabían entonces los problemas cardíacos.Su inicial tratamiento médico en el verano de 2000 fue supervisado por responsables saharauis, y la precaria salud constituyó la base de la causa alegada para la prolongación de su residencia con la familia Mañogil/Campillo.

Muy brevemente, se pueden concretar en las siguientes enfermedades de las que, en la actualidad, Koria todavía inexcusablemente precisa de un constante control y del correspondiente tratamiento:

-Anemia Ferropénica, que cualquier analítica que indique el número de sus glóbulos rojos sanos nos estará revelando y que se agudiza con su muy abundante menstruación y que, con una alta probabilidad, fatalmente podrá traducirse en un desenlace mortal en caso de un embarazo y un parto no asistido o sin unas básicas precauciones médicas. En España tuvo que someterse a un escrupuloso y metódico seguimiento por especialistas en hematología y en hemoterapia.

-Miocardiopatía no compactada junto con afectación asociada del ventrículo derecho, con taquicardias, precisando un seguimiento por cardiólogos.

Además, en su estancia en San Miguel de Salinas, durante unos diez años, se le detectaron otras deficiencias de su salud de carácter menor;

a) Alergia con componente asmático.

b) Asma bronquial.

c) Eosinofilia importada por helmintos.

e) Tendencia a déficits nutritivos.

f) Rinitis alérgica.

g) Problemas comunes oftalmológicos y de alopecia.

Ante el preocupante panorama médico que supone su anemia y su patología coronaria, desde su nacimiento, y de fácil control pero muy difícil curación, durante años y de forma estricta, metódica y continuada, Koria recibió la necesaria asistencia médica que se pueden resumir, casi a modo de ejemplo, en una doblemente acreditada actuación sanitaria, consistente en:

a) Un control periódico efectuado por especialistas del área de pediatría del Hospital de San Juan, Doctores: Raúl González Montero, Verónica Rocamora Romero, José Luis Mestre Ricote y por su médico de cabecera, Dña. Sara Jofresa Iserte .Revisiones periódicas por los especialistas de cardiología, hematología, oftalmología y alergología, tanto en Hospital de San Juan, Hospital General de Alicante como en el Hospital de Torrevieja.

Y como resultado de tales seguimientos continuados se realizaron numerosas analíticas de sangre, orina y heces, radiografías del tórax, un estudio electrofisiológico, pruebas sobre alergia, ecocardiografías, varias resonancias magnética nuclear cardiaca, la monitorización ambulatoria cardiovascular (Holter), un estudio electrofisiológico para caracterización y ablación de vía accesoria.

Durante el seguimiento en cardiología Koria alcanzó cierta estabilidad dentro de su evidente cardiopatía compleja y severa que requiere, según cualquier protocolo médico incuestionado, seguimiento periódico estrecho, siendo candidata a una intervención de estratificación de riesgo para implantación de un desfibrilador automático.

A lo anterior hay que sumar;

a) la repetida y acreditable recomendación médica relativa a que Koria no efectúe esfuerzos físicos incompatibles con las referidas dolencias.

b) La inexcusable necesidad de que siga una dieta rica en hierro (Hem y no Hem) acompañada de un tratamiento con hierro por vía oral permanente.

c) La indicación de que se someta a exhaustivas revisiones periódicas para la estrecha vigilancia de todos los déficits sanitarios referidos.

d) Y lo más trascendente y que nunca se podrá ignorar por nadie, por su terrible trascendencia, es la muy acreditada probabilidad estadística de que Koria fallezca en caso de un embarazo y el parto subsiguiente si, entonces, no recibiera el cuidado que, de forma ineludible, precisa para tan probable eventualidad.

La totalidad de lo anteriormente dicho se puede acreditar mediante los correspondientes informes médicos, debidamente custodiados por la familia Mañogil/Campillo y que están a disposición de quien, con causa suficiente, quiera examinarlos.

AL ALBA-dedicado a Koria

 

Para que un amanecer, te encuentres con el alba  que te espera y en las arenas del desierto, descubras que el mundo es inmenso y que en todo lugar tienes que seguir luchando, para seguir viviendo.Y que las estrellas te guien por el mejor camino y  no te sientas herida ni amenazada por esas estrellas que te iluminan cada noche.Piensa que en cada una de ellas hay una persona que te quiere.

Palabras para Julia-Goytisolo

 

Para ti Koria, sigue luchando y pensando en que tu puedes,no te rindas ante la enfermedad.Lucha por la vida y acuerdate que seguimos pensando y en ti cada momento.La vida te dará una oportunidad,ten fuerzas y seguiremos esperándote,para que puedas llevar tu tratamiento médico y acabes tus estudios. Somos muchas personas las que cada día pensamos en ti.Ánimo, todo pasará antes de que sea demasiado tarde.