KORÍA, TE LO ARREBATARON TODO ESE DÍA

KORÍA, TE   LO  ARREBATARON  TODO  ESE  DÍA

Foto Koria 5 años desaparecidaEn los comienzos de año, la mayoría de las personas nos enviamos felicitaciones y deseos para que los proyectos e ilusiones de cada uno se hagan realidad.

Para ti, Koría, en diciembre del 2010, una de tus ilusiones se  había cumplido, ya tenías la documentación para poder viajar, tenías la oportunidad de  ir a visitar a tu familia biológica. Pensaste y valoraste esta posibilidad, te preocupaba tu abuela paterna, que era una mujer muy mayor  y querías verla antes que le ocurriera algo, al final decidiste que querías viajar a los Campamentos de Refugiados de Tinduf  para pasar unos días con tus familiares. Nosotros, tu familia de acogida, respetamos la decisión que habías tomado libremente y te apoyamos, viajando contigo tu madre y hermano de acogida, ya que yo no pude hacerlo en esos momentos.

Después de 20 días de estancia en los Campamentos saharauis, llegó el día de partir hacia España, pero te impidieron coger el avión de vuelta y no regresaste. Koría, ese día, el cuatro de enero del 2011, hace cinco años,  te arrebataron tus derechos, proyectos e ilusiones logradas. Tenías muchas ilusiones conseguidas y por ello, te considerabas una persona afortunada, me decías que podías disfrutar de dos familias, que tenías cuatro padres, ocho abuelos, siete hermanos…siempre sumando los miembros de las dos familias y eras feliz.

Tu corazón, ese frágil corazón albergaba tanto amor que tenías para repartir a todas las personas que vivían diariamente junto a ti y aquellos familiares que permanecían lejos, esperando ser personas pertenecientes a un pueblo libre. No te sobraban  ni personas ni familias. Ese día, además de tus derechos, te arrebataron la comunicación con muchas personas y con tu familia de acogida. Comprendo que para ti sea difícil de entender, ya que  tu pensamiento era universal, y claro, no comprenderás por qué te reducen y te imponen sentir afecto por  unos pocos, cuando puedes querer a  todas las personas que tienen un significado especial en tu vida y a todas las que vas conociendo.

Koría, te recuerdo alegre, siempre sonriente, cariñosa,  comunicativa, solidaria, crítica responsable, creativa, defensora y preocupada por la situación que vive el pueblo saharaui. Desconozco la cantidad de  aspectos de tu personalidad que te han arrebatado en estos cinco años, pero conociéndote puedo asegurar que bastantes, ya que no han tenido en cuenta tus pensamientos y tus sentimientos.

Koría, con tu personalidad abierta, comunicativa, cariñosa y solidaria, te habías ganado el afecto y aprecio de profesores, compañeros de clase, jóvenes y demás vecinos de nuestro pueblo, y también el de todas las personas que conocías de otras localidades.

Todos los días nos preguntan qué sabemos de ti y esperan tu regreso. Ese día, te robaron la comunicación con todas estas personas.

Como hija, te educaste en los valores que predominan en nuestra familia y que anteriormente he mencionado, destaco el respeto, la responsabilidad, el cariño, la solidaridad y fuiste creciendo con ellos.

Te recuerdo siempre atenta, al estado de ánimo y estado físico de los miembros de nuestra familia, preocupada por los más débiles, los mayores: abuelos y los niños pequeños: primos, preguntándonos en cada momento y aportando tu alegría y tu cariño. Gracias por tu vida compartida, por todo lo que nos has aportado en nuestras vidas.

Desde pequeña aprendiste a participar, dando la opinión y en la mayoría de las veces, en  las decisiones que tomábamos como familia, siempre centradas en el diálogo y razonamiento de las situaciones. Recuerdo que te comenté que las cosas allí no serían como aquí, que quizás nadie tuviera en cuenta tus opiniones, y tú me respondiste que no me preocupara, que tú lo hablarías con tu padre y él comprendería que tú debías seguir tu tratamiento médico y tus estudios en España y los irías a visitar en  tiempos de vacaciones, hasta que terminaras tus estudios.

Koría, imagino que todo eso se lo has dicho a tu familia biológica, pero está claro, que no están respetando tu libre decisión de venir a España e ir a los Campamentos, al igual que nosotros si que respetamos cuando pudiste ir allí. Y por otra parte las autoridades saharauis, conocedoras de tu situación, no han hecho nada en cinco años, ni han mediado con tus padres, ni se han preocupado del estado de tu salud, ni nos han concedido al día de hoy, ninguna de nuestra peticiones de saber de ti y de tu estado de salud.

La respuesta del Frente Polisario ha sido y es el silencio, pero que sepan que no pueden evadir su responsabilidad como Gobierno que son de tu pueblo, ya que eres una mujer mayor de edad, retenida contra tu voluntad en los Campamentos de Refugiados de Tinduf. Las autoridades saharauis tienen el compromiso de hacer cumplir las leyes que tienen escritas y aprobadas en su Constitución, en este caso, sería proteger, defender y salvaguardar los derechos y libertades de cada una de las personas de su pueblo, recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Hacer cumplir las leyes es lo que llamamos gobernar. Si de verdad, dichas autoridades están capacitadas para gobernar, se demuestra con hechos, mediando y consiguiendo que puedas ejercer tus derechos a decidir y a circular libremente.

Koría, hace 5 años, te lo arrebataron todo. Queremos que sepas que cada día que pasa estamos más fuertes, que te queremos más y no pararemos hasta conseguir que se respeten tus derechos  y que se repare todo el daño que te están haciendo a ti y a las personas que sentimos cariño por ti.

Tu padre de acogida de España

José  Vte. Mañogil

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>